Unidad Nacional y Democracia “Con” el Pueblo

De Abraham Lincoln aprendimos que “democracia es…gobierno del pueblo por el pueblo y para el pueblo”. Aquí y ahora, mundial y doméstico, por la pandemia sanitaria potencialmente desencadenante en pandemias económicas, sociales y políticas de enormes e insospechadas proporciones; se impone agregar “con”, para enfatizar la participación de fuerzas sociales en decisiones y acciones para encarar problemas, diseñar soluciones y administrar recursos públicos.

Ningún gobierno puede solo para encarar males presentes. Carece de suficientes recursos humanos, financieros e institucionales, ante magnitud de los problemas actuales. Se necesita, individual y/o organizadamente, concurso ciudadano para potenciar recursos: De sus energías, espíritu de cooperación, capacidad deliberativa, vocación de emprendimiento, inteligencia creativa, brazos de trabajo. De sus factores de producción–tierra, capital y trabajo-que posean.

Lo mas compatible políticamente con estos requerimientos, es un Gobierno de Unidad Nacional. Afortunadamente nuestras principales instancias políticas opositoras, están inscritas en ese predicamento. El candidato puntero, Abinader, plantea una Cumbre de Líderes para implementarla. Fernández, su disposición a conversar. Y su principal partido aliado(PRSC), desde Octubre2019 propuso la Unión Nacional Opositora(UNO).

Esa Unidad Nacional debe caracterizarse por una democracia que propicie algo más que del, por y para el pueblo: Que propicie gobernar “con” el pueblo.

Consultándole decisiones, poniendo oídos en su corazón a través de medios comunicacionales. A sus organizaciones de productores, dándole participación activa en deliberaciones y decisiones sin limitarlos a escuchar las tomadas por autoridades. A sus trabajadores responsables que han planteado revisar íntegramente seguridad social en lugar de montar espectáculos demagógicos desequilibrantes y desestabilizantes de la economía y dilapidadores del patrimonio laboral. A organizaciones territoriales y de Vecinos, para reordenarnos territorialmente y mejorar servicios para detener hacinamientos y

promiscuidades. A ONGs preocupadas por defender valores cívicos.

Nuestro ordenamiento jurídico dispone mecanismos para implementar esa democracia con el pueblo. La Constitución establece como deber ciudadano “velar por el fortalecimiento…de la democracia…respeto patrimonio público…transparencia de la función pública”(Art.75.12).A los partidos asigna “Servir al interés nacional…bienestar colectivo y… desarrollo”. Instituye Concertación Social para que “empleadores, trabajadores y otras organizaciones participen” en construcción y fortalecimiento de paz social”(art.252). Referendos y plebiscitos se instituyen municipalmente(art.203). Existen Consejos Nacionales para cada sector nacional: el de salud, p.e, con atribuciones cogestoras y concertadoras cuyo funcionamiento hubiera evitado confrontaciones con clínicas y médicos. La ley 498-06 instituye Consejos Territoriales. La municipal, presupuestos participativos. La 122-05 atribuye funciones de interés público a ONG/ISFL asistidas financieramente.

Nuestra democracia de hoy exige gobernar con el pueblo a través de un Gobierno de Unidad

Nacional; recurriendo a mecanismos disponibles para ello.

Solo falta la voluntad política para convertirlo en una actitud sistemática para gobernar.

Comparte en tus redes