Suspensión de Visados a Estudiantes haitianos

La disposición gubernamental de suspender visados de estudiantes haitianos que estudian carreras universitarias en el país constituye una muestra más que las autoridades diseñan soluciones adecuadas para resolver problema equivocados.

Dichos estudiantes no tienen culpa de lo que está sucediendo en Haití. Pagan su matrícula en las universidades y financian sus gastos de alimentación, alojamiento y transporte con recursos propios. No le cuestan nada al erario público.

No es el caso de parturientas que acuden a nuestros hospitales ni de nómadas que depredan bosques para producir madera, leña y carbón; ni de trabajadores que desplazan mano de obra dominicana que desea trabajar en una actividad económica; ni de ambulantes que hacen sus necesidades fisiológicas en espacios públicos; que son los, problemas que tienen que resolver nuestras autoridades, entre otros.

Al contrario, proporcionarles educación universitaria a haitianos en el país, constituye un recurso para que los haitianos resuelvan sus problemas y necesidades en Haití sin necesidad de desplazarse a nuestro país; que es la única solución válida para resolver el problema haitiano: ayudarlos para que ellos resuelvan sus problemas.

Si la disposición es una represalia por las declaraciones del canciller haitiano en respuesta a la admisión presidencial dominicana de que conoce los delincuentes que operan en Haití; independientemente de quién haya iniciado la confrontación verbal, el diferendo pudo haberse subsanado de otra manera.

¿Qué culpa tienen estudiantes del problema haitiano? ¿No contribuye a solucionar sus problemas que le formemos personas para superarlos? ¿Qué le cuesta al País esos estudiantes que pagan sus estudios y financian su estadía con su dinero?¡Resuelvan el problema real no el equivocado!
Guillermo Caram

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba