Sobre el Discurso del Presidente

Interpreto que el discurso del Presidente fue para neutralizar su exabrupto externado en la reunión del CC del PLD, donde quiso transmitir un triunfalismo eufórico aun cuando luego se conformara con el Senado, en clara admisión de derrota por la carrera presidencial.

Sobre el optimismo mostrado sobre la pandemia, lo tomo con reservas recordando que el presidente manifestó, el 22 de abril, al poner en marcha el C5i en las FFAA, hace más de dos meses, que los casos observaban “una tendencia a la baja” lo cual no ha sucedido y que su “primera misión…es aplanar la curva” lo que no ha logrado en señal de fracaso.

Lamentamos que la obstinación en los programas FASE, diseñados ante el pánico desatado al darse cuenta que la pandemia había penetrado en nuestro territorio, sorpresa inexplicable habida cuenta los informes internacionales.

Continuar esos programas mal concebidos y peor ejecutados, seguirán castrando nuestro aparato productivo y los empleos que éste crea. Y agravando la situación fiscal generando deficits que de financiarse con emisiones o préstamos causarán devaluación, como se ha observado recientemente. E inflación

Por estas razones, lo planteado por el Presidente es racionalmente insostenible e inaplicable. Terminará perjudicándonos vía estancamiento productivo, desempleo e inflación.

La situación actual hace imperativo que abandonemos los espejismos, como el dibujado por el Presidente, al decir que dejará al próximo gobierno 100 millones de pesos de dinero ajeno que ha tomado prestado.

Es imprescindible que la asistencia gubernamental se dirija a empresas para que vuelvan a producir respetando los protocolos sanitarios. Y así generar empleo, dinamizar compras y ventas, aumentar recaudaciones y disminuir deficits.

Comparte en tus redes