Resultados de las encuestas marcan necesidad de un nuevo esquema de acción político-electoral

El vicepresidente del Partido Reformista Social Cristiano, ingeniero Guillermo Caram, afirmó que los resultados de las encuestas (Gallup-Hoy y MarkPenn-SIN), diagnostican condiciones que apuntan a la necesidad y oportunidad del surgimiento de un nuevo esquema de acción político electoral que pueda deslizarse exitosamente entre la brecha que deja una democracia amenazada por vientos de dictadura y otra amenazada por iniciativas desprovistas de agendas y propuestas convincentes.

El exgobernador del Banco Central, precisa que esto se sustenta, por las siguientes razones:

1) “Falta un año para las elecciones presidenciales”

2) “Ninguna de las ofertas político-electorales actualmente dominantes concita simpatías suficientes para alcanzar mayoría, tomando como referencia la requerida para ganar en primera vuelta, el 50%+1”.

3) “Hay serias preocupaciones sobre problemas cruciales como delincuencia, desempleo, corrupción y costo de la vida; sobre las cuales ninguna de las ofertas electorales ha dado notaciones que dispone de propuestas concretas y convincentes, sostenibles y alternativas, para resolverlos”.

4. “Si bien se observa en los encuestados un nivel satisfactorio hacia el gobierno vigente, la mayoría coincide que “vamos por mal camino”; situación explicable como una resignación presente ante un futuro que se considera debe ser re-orientado sin que se vislumbre el grupo político capaz de implementar esa re-orientación”, expresa Caram.

El dirigente político entiende que la mejor evidencia de esto último es que, según Gallup, mientras predominan las preferencias que quisieran a Luis Abinader como próximo presidente de la República (24%); no se cree que este alcanzará esa investidura, quedando en tercer lugar con un 17% en una lista “jerarquizada que encabeza el actual mandatario”.

Por estas razones, es que considera creadas las condiciones de necesidad y oportunidad para la estructuración de un esquema de acción político-electoral diferente al que hasta ahora se viene siguiendo.

En tal sentido, señala que el mayor porcentaje de encuestados que visualiza definición presidencial apenas llega al 28%, muy lejano al 50%+1. Otros dos candidatos apenas superan el 20%, porcentaje igual al de indecisos (NS/NC) en Mark; que aumenta en Gallup al 30% medido por quienes no visualizan quien será el próximo Presidente de la República.

Guillermo Caram, advierte que ni siquiera sumando dos presidenciables mayoritarios se llega al 50%+1, lo que podría convertir en determinante otros esquemas en un escenario de segunda vuelta, al que puede o debe apuntarse desde la primera; ofreciendo una excelente oportunidad para estructurar agendas y propuestas concitadores de mayores preferencias electorales.

Por otra parte, la satisfacción presente y aparente con el gobierno en un porcentaje comparable con quienes ven que las cosas van por mal camino, evidencia que nos encontramos en una sociedad anestesiada por lo inmediato provocado por empleos burocráticos, subsidios, espectáculos y construcciones relumbrantes, ofensiva mediática, etc, que perfilan un espejismo creador de desempeños satisfactorios.

En ese orden, el espejismo no excluye preocupaciones futuras originadas en conocimiento que los excesivos gastos incurridos por el gobierno para sostenerlo, se financian predominantemente con endeudamientos. Como la capacidad de endeudarse no es ilimitada, las bondades presentes se perciben insostenibles generando incertidumbres futuras.

El alto dirigente reformista, destaca que dentro de estas incertidumbres que se traducen en cuestionamientos tales como: ¿Qué pasará cuando tengamos dificultades para pagar las deudas, Cuándo los financiadores se conviertan en más prudentes con el país al ver que aumenta la proporción de ingresos para pagarla como viene advirtiendo el FMI? De donde se van a financiar los gastos para burócratas, subsidiados, construcciones, etc. ?

¿Cómo se resolverán el conflicto entre pagar o vivir? Como se podrá seguir proveyendo los precarios servicios que hoy se están prestando como los de seguridad ciudadana? Habrá que incurrir en despidos masivos de empleados, reducir subsidios y programas sociales? Dejar de construir obras de infraestructura y satisfactorias de necesidades sociales? No crearán estos ajustes inconformidades sociales que afecte el sistema político, la paz y el orden público?

Caram, añade que estas interrogantes explican el aparente contraste entre satisfacciones presentes e incertidumbres futuras. Explican también por qué Danilo Medina está tan distante del 50%+1.

De igual modo, emite una gran lección a la oposición sobre la necesidad de presentar un nuevo esquema electoral contentivo de agendas y propuestas que permitan disipar estas incertidumbres futuras tratando de preservar las satisfacciones presentes.

“Ese esquema opositor tiene que ser diferentes al esquema que se está implementando actualmente. Proponer las mismas soluciones que se están aplicando en el presente, y mucho peor ampliándolas, en lugar de concitar simpatías opositoras afianzará la fidelidad hacia quienes las están implementando en el presente: hacia el gobierno. De hecho, eso sucedió en las pasadas elecciones”, dice Caram.

El exfuncionario lamenta, que hasta ahora, los opositores no han propuesto alternativas eficaces, convincentes y con capacidad de ejecución, de cómo seguir satisfaciendo el presente eliminando los riesgos futuros. Con razón, Gallup revela y releva la información sobre falta de liderazgo opositor.

Refiere que lo anterior se explica, en el tan alto porcentaje de indecisión que aparece en las encuestas citadas que para conquistarlos se necesitaría postular alternativas convincentes que contengan previsiones para encarar los principales problemas dominicanos identificados en dicha encuesta y sobre lo que se refiere, en el análisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *