Oposición en punto de relanzamiento para el cambio

Los últimos acontecimientos colocan a opositores en punto ideal de relanzamiento para superar estancamientos precipitados por confrontaciones y zancadillas entre candidatos y dificultades de concreción de pactos, expresados en encuestas y caricaturas.
Independientemente de preferencias por candidatos, la última entrega Gallup conmina la oposición a sentirse desafiada para vencer la brecha existente entre inconformidades predominantes y posicionamiento de gobernantes.
82% de electores perciben que nuestra democracia no funciona, casi la totalidad (93.5%) insatisfacciones por desempleo y costo de vida. 75% por inseguridad.
Estamos pues ante una democracia disfuncional, ineficaz e ineficiente socioeconómicamente, sin que la ciudadanía luzca convencida de la necesidad de CAMBIO; situación reflejada en caricaturas: En http://boquechivo.diariolibre.com/wp-content/uploads/sites/23/2016/03/20160315.gif Turpén expresa que independiente del color político triunfador en próximas elecciones, “como quiera estamos ganados”.
En consecuencia el mensaje opositor hasta ahora emitido no ha logrado calar suficientemente en la ciudadanía para convencerla de la necesidad y posibilidades de cambiar estados de cosas imperantes. Se necesitan mas y nuevos esfuerzos para ello.
De Gallup también derivamos que disfuncionalidad, ineficacia e ineficiencia de nuestra democracia está repercutiendo en actitudes políticas de desinterés, indiferencia y apatía: 30% de dominicanos está menos interesado que antes en temas políticos-partidistas y casi la mitad, 46%, ha pensado poco en las próximas elecciones; situación beneficiosa para la oposición si la aprovecha, pero peligrosa para la democracia si no.
A la degradación democrática se añade descomposición político-partidista evidenciada por asesinatos de políticos por políticos, infiltración de transgresores en cuerpos llamados a preservar orden, vinculación con tráfico de ilegalidades, predominio de zancadillas inescrupulosas y violaciones de pactos en escogencia de candidatos, etc.
Esa mezcla explosiva de degradación democrática y descomposición político-partidaria amenaza la sostenibilidad y perfectibilidad de nuestra democracia: Desde provocar elevadas abstenciones hasta viabilizar aventuras políticas contravinientes a un sistema de gobierno que armonice respeto a derechos humanos con Bien Común: Justicia Social con Libertad.
Los opositores tenemos oportunidad y obligación de detener y revertir este escenario; demandándose ajustes y reorientaciones estratégicas para convencer a la ciudadanía que representamos algo diferente a como nos están gobernando.
Hay tiempo para ello. Balaguer solía repetir que nuestras elecciones se decidían después de Semana Santa. Son muchas nuestras elecciones decididas días antes: Bosch en 1962 ganó luego del debate con el sacerdote Láutico García mientras perdía en 1966 por llamar a votar con piedras (“credo reburujado con piedras”) y posteriormente por confrontar la Iglesia. El debate FINJUS-UNPHU resultó determinante para las elecciones 2012.
Estamos pues en punto y momento ideal para relanzar estrategias, implementando mensajes y acciones consecuentes, que aumenten el convencimiento ciudadano que representamos el necesario CAMBIO.

Comparte en tus redes