No hay políticos muertos, lo que hay son organizaciones muertas

Comparte en tus redes