NECESIDAD DE SUPERAR LA DESCONFIANZA POLÍTICA QUE GRAVITA SOBRE NUESTRA ECONOMÍA: 5 correctivos urgentes

De las esferas del Banco Central destila un sutil lamento relativo a que los recursos de encaje legal liberados no se han desembolsado con la celeridad esperada como tampoco los agentes económicos han respondido debidamente al estímulo monetario que debió implicar la reducción progresiva de la tasa de interés adoptada por esta institución.

Atribuimos la falta de repuesta de los agentes económicos a la falta de confianza política que gravitan sobre la economía dominicana, principalmente por elevados déficits generados por el clima de desconfianza presente y futuro, imperante.

Al 15 de agosto del presente año, última fecha que DIGEPRESS reporta información en su portal electrónico, la sumatoria de gastos gubernamentales y aplicaciones financieras, entiéndase amortizaciones, ascendieron a RD$ RD$ 509 mil millones de pesos, en circunstancia que las recaudaciones solo llegaron a RD$ 390 mil millones de pesos. La diferencia de RD$ 119 mil millones de pesos, equivalente al 23% de gastos y amortizaciones, hubo que financiarlo con parte de los RD$ 195 mil millones de pesos que el gobierno había recibido en calidad de préstamos a esa fecha.

Conviene hacer notar que el 15 de agosto es el día 227 del año. Es decir, han transcurrido el 62% de los días del año. A esa fecha se había recaudado el 57% de lo programado para todo el 2019 determinando un sesgo del 5% menos de lo presupuestado. En cambio los financiamientos recibidos corresponden a un 84% de lo presupuestado, 22% más que los días transcurridos. En otros términos, las recaudaciones van más lentas y el endeudamiento más rápido.

Por el lado de los gastos los temores apuntan a su posible incremento habida cuenta la necesidad política del gobierno de resultar favorecido en la contienda electoral que estamos viviendo. Recaudaciones más lentas y gastos mayores conducen a incrementar el endeudamiento público de por sí elevado puesto que a junio del presente año alcanzaba los US$ 44,470 millones equivalentes al 50.5% del PBI.

Ante un endeudamiento de más de la mitad del producto, en un entorno internacional más adverso y conflictivo que hace más restrictivo y caro la obtención de nuevos financiamientos, los agentes económicos se ven afectados por temores que inhiben el emprendimiento, desestimando incluso facilidades como las citadas instituidas por el Banco Central.

Superar esta situación, necesita correctivos urgentes que deben ser adoptados por el gobierno central, pudiendo parir de las siguientes propuestas específicas:

Se necesita, por lo menos:

  • Contener el gasto público cuyo incremento se ve tentado por las campañas electorales. La proximidad de elaboración del presupuesto 2020 brinda una excelente oportunidad para ello.

  • Despejar las dudas de que la participación política de funcionarios recaudadores y supervisores no se traducirá en negligencia en recaudaciones y cobros, lo cual profundizará el sesgo entre recaudaciones programadas y realmente obtenidas. El gobierno debería relevar, inmediatamente, la participación de funcionarios recaudadores y supervisores de labores de proselitismo político.

  • Eliminar la incertidumbre que la reforma fiscal que indefectiblemente deberá implementarse en el próximo periodo de gobierno conllevará más impuestos; comprometiéndose a disciplinar finanzas públicas: reduciendo cargas fijas y aumentando recaudaciones mediante simplificación del sistema tributario, eliminando y/o disminuyendo impuestos y tasas. A estos fines el CONSEJO ECONÓMICO Y SOCIAL debería ser convocado a estos fines con posterioridad a las primarias a celebrarse el próximo 6 de octubre.

  • Eliminar la ambivalencia de nuestra política internacional para hacerla más coherente con nuestras realidades políticas, geográficas y económicos en términos de sintonía con gobiernos amigos y organismos internacionales a fin de evitar exigencias de pago de nuestra elevada deuda externa. El ministerio de Relaciones Exteriores debería activar sus comisiones y consejos consultivos a los fines de preparar un borrador de la política de comercio e inversiones exteriores.

  • Impedir que la burocracia y su asociación con la corrupción siga obstaculizando iniciativas de emprendimiento y encareciendo iniciativas de inversión para lo cual podría solicitarse la colaboración de organismos internacionales (NNUU, OEA, etc) similar a cómo han procedido algunas naciones centroamericanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *