Lecciones táctica-estratégicas no aprendidas por elPRSC

En ocasión del decimoséptimo aniversario de la partida de Balaguer, ante la crisis que amenaza nuestra institucionalidad democrática y el comportamiento del PRSC; retumban en nuestros oídos lecciones de Balaguer no aprendidas por el PRSC-“el éxito del Partido Reformista…se debe a que…se presenta…con un programa definido…contrario a los demás partidos /que/ se presentan…con una trayectoria errática”-hasta el punto que sus tácticas neutralizan estrategias.

El comportamiento del PRSC ha sido errático ante amenazas de reforma constitucional para viabilizar repostulación del Presidente Medina por cuya causa movilizaciones y militarizaciones merodean el Congreso Nacional, exponiéndonos a detonaciones violentas alteradores del orden, paz pública e institucionalidad democrática.

El PRSC no ha fijado posición definida al respecto hasta el punto que su presidente en funciones acaba de calificar este comportamiento como irresponsable. Un diputado reformista activamente opuesto a modificar Constitución fue silenciado. Lo más aproximado a una posición ha sido el anuncio de que se fijará“cuando llegue el momento”; a sabiendas de que cuando esto suceda, ya no será necesario fijar posición, sino votar.

Los resultados de esa línea no definida del PRSC ha sido que 9 diputados reformistas aparecieron dentro del papelito que olvidó sobre la mesa un diputado PLDista encargado de procurar votos para aprobar la reforma constitucional.

Dirigentes reformistas intentan justificar este retozo argumentándolo como estrategia de negociación con el gobierno que propicia la modificación.

O con la oposición, pretendiendo resultar más atractivo a los dirigentes opositores más activos contra la modificación sea ilusionándose con la atracción a sus filas de Fernández o aumentando su atractividad ante Abinader.

Pero no entendemos, dado el nivel de radicalización que ha llegado la lucha en pro y contra de la modificación constitucional, como puede pretenderse que la táctica de apoyar la modificación coadyuvará la estrategia de una mayor aproximación a los líderes más activos en contra de dicha modificación; los cuales ponen en juego prestigio, y hasta su pellejo, al movilizarse contra la modificación constitucional ante un Congreso militarizado con agentes que han evidenciado impreparación y nerviosismo.

La estrategia reformista de hacer potencialmente causa común con uno o dos líderes que encabezan la oposición a la reforma constitucional queda invalidada por su táctica de votar a favor de la reforma a la que ellos se oponen rabiosamente.

Si el PRSC quiere terminar con éxito el proceso electoral que se avecina debe aprender la lección de Balaguer: comenzar a adoptar, institucionalmente, posiciones definidas, para que sean aplicables por todos los reformistas; y procurar, tácticas armonizadas con estrategias diseñadas.

No hacerlo implicará inscribirse en trayectorias erráticas que Balaguer explicaba fracasos de otros partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *