La culpa no es de la economía, es del gobierno violador

 
El fin de semana demostró que los temores de expansión de la pandemia no radica en la reapertura económica sino en la inconsciencia de la población estimulada por el mal ejemplo gubernamental y en la falta de autoridad de las Autoridades para hacer cumplir los protocolos sanitarios que ellas mismas han adoptado.
 
Ciertamente, la población se desbocó al terminar el toque de queda constituyendo una manifestación de inconsciencia sobre las posibilidades de contagio y los efectos del virus.
 
Pero también constituyó manifestación de incapacidad de autoridades de hacer cumplir las disposiciones que prohíben aglomeraciones, obligan a guardar distancia y a utilizar mascarillas; todavía vigentes
 
Y del mal ejemplo que están dando las autoridades, comenzando por el Presidente Medina, constituidas en violadoras de las propias disposiciones que adoptan.
 
Durante el fin de semana observamos actos de proselitismo políticos encabezados por el Presidente Medina con una población aglomerada, sin preservar distanciamiento y en ocasiones sin mascarillas.
 
Este mal ejemplo dado por quien debe ser el primer servidor público y en consecuencia, el primer cumplidor de las disposiciones sanitarias, no frena, sino al contrario, abona y auto-justifica la población para desbocarse irracionalmente.
 
Ninguna persona o institución, especialmente las autoridades e incluyendo medios de comunicación deberían pues atribuir a la “reapertura económica” la propagación de la pandemia.
 
Lo procedente sería culpar al gobierno violador de las propias disposiciones administrativas que las leyes le ordenan tomar.

Comparte en tus redes