Ingobernabilidad haitiana: ¡iniciativas efectivas!

Superar ingobernabilidad haitiana hace impostergable sustituir por iniciativas efectivas el rosario de quejas, denuncias, lamentaciones, confrontaciones, recriminaciones, reacciones impulsivas y condicionamientos excesivos a la “comunidad internacional”. Este periódico, en edición del viernes 2/9/2002, recogió dos que convendría asumieran sociedad y Gobierno dominicanos.

La primera, la decisión de la “Agrupación Patronal Haitiana”, parte de una sociedad que hasta ahora lucía indiferente, en buscar y procurar soluciones. Pares dominicanos la han endosado.

La segunda, planteada por Fernando Ferrán, director del CEES-PCUMM, de un Gobierno colegiado, sobre lo cual hemos tenido exitosas experiencias como el Consejo de Estado (1962). El accionar de la sociedad y Gobierno dominicanos vienen caracterizándose por acciones y reacciones, mediante declaraciones y procederes, que no aportan resultados a la indefectible convivencia que debe predominar entre dos pueblos que cohabitan una misma isla.

Predominan denuncias, reproches, muros divisorios y reclamos a una abstracta “comunidad internacional” cuyas prioridades no sintonizan con las urgencias.

Todo ello dentro de pasividades impropias de un Estado como el dominicano que posee autoridad institucional, precedentes y condiciones para propiciar accionares más efectivos.

Exacerbar clima de lamentaciones, confrontaciones y mendigar excesivamente a la comunidad internacional agrava, en lugar de resolver y superar, problemas y conflictos. Convendría que sociedad y Gobierno dominicanos dejaran atrás esa actitud protestataria basándose en acumulación de agravios. Y asumieran cursos de acción “propositivos” recurriendo a iniciativas como las mencionadas.

Alentando al sector privado dominicano endosante de la iniciativa de pares haitianos que prosiga en estos empeños y que procuren ampliarlos con otras representaciones de ambas sociedades.

Y manifestando disposición de contribuir a darle forma a la iniciativa de Gobierno colegiado planteada por CEES-PCUMM, llevándola a organismos internacionales NNUU-OEA; dándole un seguimiento sistemático para que no se desvanezca y se convierta en otra de las bataholas que nos tienen acostumbrado. Así podrá abordarse la gobernabilidad haitiana, premisa indispensable para que su economía pueda superar las precarias condiciones que empujan sus nacionales hacia nuestra nación.

Compartir
Ir arriba