Guillermo Caram dice oposición asumió “actitud sumisa” en el CNM

Santo Domingo, DN.- El vicepresidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), ingeniero Guillermo Caram, sostuvo que la oposición mostró una “actitud sumisa” en los interrogatorios para la escogencia de los jueces de la Suprema Corte de Justicia (SCJ).
El dirigente político entiende la oposición debe asumir un rol más compatible con su naturaleza de los hechos en las actuales circunstancias, dentro de los órganos del Estado a los que pertenece, como el Consejo Nacional de la Magistratura.
Indicó que así no se podrá fortalecer la democracia, implantar el Estado de Derecho y crecer como alternativa que reemplaza el actual gobierno.
El también ex-gobernador del Banco Central advirtió que la oposición emitió preocupantes señales de “docilidad y sumisión” en el proceso seguido por el CNM para la conformación de la SCJ.
En ese orden, dice que partiendo de la declaración del representante opositor en el CNM en la que se quejó de que la magistrada Miriam Germán fue apartada “sin fundamentos, sin motivaciones, sin análisis particular y sin ponderaciones”.
Recuerda que ya antes, durante las ruedas de prensa celebradas con posterioridad a las sesiones del Consejo, la oposición había mostrado debilidades y sumisiones tales como su propia presencia, ubicación relegada, gestos de sumisión, actuaciones y declaraciones que dejaron mucho que desear.
Entiende que “siendo dos opositores minoritarios de 8 titulares del Consejo frente a 6 mayoritarios oficialistas, no entendemos por qué tenían que estar presente en todas las ruedas de prensa servidas casi siempre por cinco personas comunicando decisiones adoptadas por mayoría progobiernista, especialmente aquella en que el procurador General de la República supuestamente iba a disculparse por agravios infligidos a la magistrada Germán, dejando la impresión que su presencia constituía un endoso a decisiones tomadas y un apoyo moral a dicho funcionario”.
Añadió que según la ubicación de cada integrante del Consejo en dichas ruedas de prensa también constituyó tema de preocupación.
“La más protagónica, a la derecha del portavoz de cada caso, siempre correspondió el Procurador, único integrante del Consejo designado administrativamente, no elegido por voto popular o por órgano colegiado, mientras los representantes opositores ocupaban lugares extremos”, apuntó.
Precisa que el procurador por su parte honraba el sitial preponderante que siempre le concedían con “un cuadre cuasi-militar”, mientras representantes opositores lucían inquietos o con cuadernos como para tomar notas correspondientes a funciones auxiliares.
En tanto, que el procurador designado por el gobierno llegó a secretear a la representante opositora, según declarara ella misma, durante una de las ruedas de prensa, que “si no le gustaba lo que iba a decir podía irse”, como en efecto sucedió. La lectura de este comportamiento puede interpretarse como la de un funcionario gubernamental designado a trazar pautas al legislador opositor elegido, a su vez la representante legislativa opositora lo acepta.
Por lo que refiere Caram que con ese lenguaje opositor-verbal, gestual y corporal se le hace un flaco servicio a la democracia.

Deja un comentario

Cerrar menú