Felicitar a un político por hacer obras con dinero público, es como aplaudir a un cajero automático por darte tus propios pesos.

Comparte en tus redes