Ante preocupaciones que una babel puede dar al traste al llamado a concertar reformas formulado por el presidente Abinader, resulta pertinente recordar los Pactos de la Moncloa en España concertados en 1977 tras la caída de Franco. Esos pactos, ejemplos paradigmáticos de entendimientos políticos, le proporcionaron a España un largo periodo de prosperidad, modernización e integración mundial.

Fueron dos: uno sobre Saneamiento y Reforma de la Economía y otro de carácter jurídico y político que posteriormente se plasmó en la Constitución de 1978.

Y dos fueron las razones que los viabilizaron exitosamente: (1) Que lo concertaron representantes de las 10 fuerzas políticas con representación congresional y (2) que posteriormente procuraron y obtuvieron participación y endoso de asociaciones empresariales y sindicatos así como ratificación congresional. España salía de una dictadura. Nosotros salimos de un intento de dictadura partidaria. Los principales problemas españoles eran desempleo, déficits (fiscales y comercio exterior) e inflación. Los nuestros de hoy.

Tenía, en 1977, 36 millones de personas, tres veces más que los dominicanos hoy. Su territorio es 10 veces más que el nuestro.

Pero solo 10 políticos concertaron los pactos: Adolfo Suárez, presidente del Gobierno de la Unión Centro Democrático(UCD);Felipe González, secretario general PSOE posteriormente Presidente de Gobierno; Joan Raventós, Partido Socialista Catalán; Josep Triginer, Federación Socialista Catalana; Manuel Fraga, exvicepresidente de Gobierno, Alianza Popular (hoy PP); Enrique Tierno, fundador Partido Socialista Popular; Juan Ajuriaguerra, Partido Nacionalista Vazco; Miguel Roca, Convergencia Democrática de Cataluña; Leopoldo Calvo-Sotelo, expresidente de Gobierno, UCD; Santiago Carrillo, Partido Comunista Español.

Presidentes, ex y post presidentes de Gobierno; liberales, socialistas y comunistas; izquierdistas, derechistas y centristas; pro-madrileños, catalanes y vascos; superaron diferencias para proporcionarle prosperidad a España

Teniendo los dominicanos 10 partidos con representación congresual, un presidente y varios expresidentes; ¿no evitaría la babel improductiva que muchos tememos, integrar diez dominicanos en una superestructura de representación partidaria que guíe políticamente las reformas socioeconómicas que necesitamos para prosperar? Sus resultados se someterían posteriormente al CES y el Congreso Nacional para su implementación.

Tras la caída de Franco en España se concertaron Pactos La Moncloa

Por representantes de 10 fuerzas con representación congresional

Se podría hacer lo mismo aquí y someter resultados al CES y Congreso

Compartir