Prevén que tensión social resurgiría una vez que se disipe la pandemia

Pido disculpas a los lectores por centrar esta colaboración en divulgar un escenario dibujado por Philip Barrett, Sophia Chen y Nan Li, técnicos del FMI, previendo estallidos sociales tras la pandemia. Ver: https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=14975

Parten recordando que el cólera arrasó París en el Siglo XVIII. Su propagación agravó tensiones entre clases: ricos achacaron a pobres difundir la enfermedad y pobres pensaron que estaban siendo envenenados. “La hostilidad y la rabia se dirigieron pronto contra el impopular rey. El funeral del general Lamarque—víctima de la pandemia y defensor de las clases populares— se convirtió en…manifestación contra el Gobierno como inmortalizara Víctor Hugo en Los Miserables”

Añaden que “Desde la Plaga de Justiniano y la Peste Negra hasta la Gripe Española de 1918 la historia está repleta de ejemplos de brotes de enfermedades…/que/…a la larga, desencadena tensión social” debido a que “las epidemias pueden…agravar grietas ya existentes en la sociedad”

Continúan: “Históricamente, los brotes de enfermedades contagiosas…han dado lugar a reacciones violentas contra grupos étnicos o religiosos, o han hecho recrudecer las tensiones entre clases”.

Justifican que “durante una pandemia o inmediatamente después…los daños…en el tejido social…no salten a la vista” explicándolo en que “las crisis humanitarias tienden a impedir la comunicación y los desplazamientos que son necesarios para organizar protestas de gran envergadura”. Añaden que “es posible que la opinión pública se decante por la cohesión y la solidaridad cuando los tiempos son difíciles”.

Y concluyen: “Pero…más allá del período inmediatamente posterior a la pandemia, el riesgo de tensión social se dispara…/y/…con el transcurso del tiempo, aumenta el riesgo de disturbios y manifestaciones antigubernamentales…un mayor riesgo de una crisis gubernamental importante…un suceso que pueda llegar a derrocar al Gobierno y que suele producirse en los dos añ.os posteriores a una pandemia grave”

“Si la historia sirve de pronóstico, es posible que la tensión social resurja una vez que la pandemia se disipe. La amenaza puede ser mayor en los casos en que la crisis ponga de manifiesto o agrave problemas latentes como la falta de confianza en las instituciones, una gestión de Gobierno deficiente, pobreza o desigualdad”

Hasta aquí las citas.

Gran parte de lo anterior aplica en nuestro caso por lo que resulta imperativo, ante estos pronósticos, “precaver para no tener que remediar”.

Mas al observar asentamientos humanos hacinados, carentes de servicios; economía informal contrayéndose-caída del 1.8% del IMAE y disminución anual 190,000 trabajadores inscritos en la TSS-; nubarrones en sistemas eléctricos y de transporte, resurgimiento delincuencial, etc.

Y un inadecuado gasto público promedio diario 2021 vs. 2020: gastos de capital reduciéndose cuatro veces y gastos corrientes expandiéndose 36 por ciento.

Compartir