Esoteria de porcentajes en Mark Penn-SIN

Deberíamos analizar e interrelacionar, seria y profundamente, determinados porcentajes en la reciente encuesta Mark Penn-SIN: todos los candidatos están muy lejos del 50%+1 requerido para proclamar ganador en primera vuelta, 20% de indecisos no perciben quién sería próximo Presidente, 60% está “satisfecho” con Danilo Medina(DM), otro 60% ve que vamos por mal camino.
Estos porcentajes se interrelacionan esotéricamente viabilizando conclusiones aprovechables por políticos opositores.
El mayor porcentaje de encuestados que visualiza definición presidencial apenas llega al 28%, muy lejano al 50%+1. Otros dos candidatos apenas superan el 20%, porcentaje igual al de indecisos (NS/NC).Ni siquiera sumando dos presidenciables mayoritarios, o los indecisos, se llega al 50%+1, lo que convertiría en determinante candidatos minoritarios del 3%.
Un escenario de segunda vuelta electoral al que debe apuntarse desde la primera.
La aparente contradicción que el 60% está satisfecho con DM y porcentaje similar ve las cosas por mal camino, no es tal. Estamos frente un anestesiamiento presente – por empleos burocráticos, subsidios, espectáculos y construcciones relumbrantes, ofensiva mediática, etc – que perfilan un espejismo creador de vanas percepciones sobre desempeños satisfactorios frecuentemente limitados a poses que violentan institucionalidad; como el caso del zar aeroportuario que financian panaderías.
Pero ese espejismo presente no excluye preocupaciones futuras originadas en conocimiento que los excesivos gastos incurridos por el gobierno para sostenerlo, se financian predominantemente con deudas. Como la capacidad de endeudamiento no es ilimitada, las bondades presentes se perciben insostenibles, generando incertidumbres futuras.
Este proceder, impropio de buenos gobernantes, refleja magros resultados de una gestión. Les cabe la admonición de Bismarck: “El político piensa en la próxima elección; el estadista, en la próxima generación”.
Además de explicar el contraste entre satisfacciones presentes e incertidumbres futuras, también explica por qué DM está tan distante del 50%+1.
Y al mismo tiempo envían mensaje a la oposición: rechazar riesgos futuros por alcanzar satisfacciones presentes; lo que implica una exigencia de presentar propuestas serias para encarar urgencias y padecimientos en forma sostenible.
Y tienen que ser diferentes. Proponer las mismas soluciones presentes, peor ampliándolas, en lugar de concitar simpatías opositoras afianzará la fidelidad hacia el gobierno que las está implementando.
Lamentablemente, hasta ahora, opositores no han propuesto alternativas eficaces, convincentes y con capacidad de ejecución, de cómo satisfacer presentemente sin riesgos futuros.
Por eso, el alto porcentaje de indecisión.
Los esotéricos porcentajes de Mark Penn-SIN deben llevar a la oposición a diseñar alternativas convincentes: una economía generadora de producción y empleos, liberadora de responsabilidades estatales de gastos financiados con endeudamiento, procurando más eficacia y eficiencia para proveer mejores servicios.

Siguiendo estas lecciones derivadas de la encuesta MarkPenn-SIN, podrán encararse incertidumbres futuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *