El país nunca debió abandonar la economía productiva, sobre todo en el presente siglo.

Compartir
Ir arriba