Disipar nubarrones electorales, preservar democracia

Los procesos políticos avanzan y retroceden. Adelantos pueden convertirse súbitamente en atrasos.Preservar logros es de liderazgos sabios y responsables.

¿Quién podía pensar que la democracia venezolana que nos auxilió para liberarnos de la dictadura trujillista y sustentó nuestro resurgimiento democrático estaría secuestrada por una dictadura que destruye su rica economía hasta empobrecer su población?

Preservar democracia requiere procesos electorales adecuados.

En nuestro actual proceso se observan y avizoran nubarrones de pronósticos reservados que conviene disipar para que nuestra democracia no sufra ni interrumpa más de medio siglo de alternabilidad ininterrumpida.Y pueda perfeccionar resultados socioeconómicos.

Tendremos elecciones generales el próximo año, hasta ahora separadas pero teniéndose en agenda reunificarlas para revertir lo presentado como avance al suscribir el Pacto por la Democracia en1994; excusa aprovechable para restablecer reelección presidencial indefinida, proscrita en lo pactado en aquella ocasión.

Se celebrarán elecciones con nuevas leyes electorales y de partidos. Ésta, protestada por el organismo encargado de administrarlas: JCE, introduce disposiciones y plazos provocantes de escarceos dirigidos al Tribunal Constitucional que no se sabe qué y cuándo fallarán. Se instituye el voto electrónico sin imaginarnos cómo reaccionarán las pantallas ante las manos ásperas de nuestra población trabajadora.Se celebrarán primarias parciales y diferenciadas en un clima de regateo financiero.Las jurisdicciones electorales serán incrementadas en231 distritos municipalescuyas autoridades antes eran designadas.El voto preferencial recibe el doble fuego de ser replanteado congresionalmente e introducido a nivel municipal. Ambas leyes no coinciden sobre si niveles electorales son 3 o 4.

escarceo mayor a nivel constitucional, de aprobarse la repostulación presidencial y de mantenerse las elecciones municipales en febrero, está latente.

La repostulación presidencial estaría sometida a fuego doble. Sus propulsores argumentan discriminación por exclusión. Sus opositores llegan a argumentar que aún cuando se modificara la Constitución, el Presidente Medina no podrá optar puesto que fue elegido por una Constitución que se lo prohíbe taxativamente (Vigésima disposición transitoria).

De celebrarse las elecciones municipales en febrero se tomaría posesión el 24/04/2020, días antes de las elecciones congresionales y presidenciales. Funcionarios municipales han anticipado resistencia a entregar sus cargos antes de los 4 años que le otorga su mandato constitucional; sobre todo si perjudican sus propósitos políticos, ahora que la diputada Medina consignara que la reelección es para todos.

Dudas agravan estos escarceos: ¿Cuándo decidirán TC y TSE impugnaciones presentadas y las que le puedan ser dirigidas?¿Antes, durante o después del proceso electoral?

Estos nubarrones pudieran derivar en posibles reperperos institucionales aprovechables por hijos de las tinieblas para conspirar contra la democracia, incurriendo en andanzas que la perjudiquen.

Para preservarla, constituye un imperativo impostergable que los hijos de la luz disipen estos nubarrones.

Deja un comentario

Cerrar menú