Del Balaguer/1966 al Gobierno/2020

El que resulte electo en los próximos comicios puede aprovechar, para superar las crisis causadas que la pandemia,experiencias de Balaguer que proporcionaron pronta recuperación nacional después de asumir el poder tras el conflicto bélico/1965.
Además de la división en FFAA, familia dominicana y ocupación militar extranjera, aquella crisis se reflejó en una economía y finanzas públicas deshechas: servidores públicos eran pagados por la OEA.
En poco tiempo fue superada debido a medidas de disciplina fiscal y el concurso recabado por Balaguer a nuestras fuerzas políticas, económicas y sociales.
Sobre esto último, destacamos, en primer lugar, la constitución del gobierno encaminado hacia la Unidad Nacional con representantes de diversas parcelas partidarias. Su primer gabinete incluyó tres personeros del boschismo derrotado en los comicios que resultó triunfante: Martínez Francisco, Brea Peña Y Juan Casanovas. Y tres personeros de partidos minoritarios: Liberal-Evolucionista, Democracia-Cristiana y UCN.
En segundo lugar convocó nuestras fuerzas activas para recabar iniciativas conducentes a la recuperación nacional en un Encuentro Nacional para el Desarrollo que reunió centenares de representativos que hicieron llover ideas de cómo recuperarnos económica y socialmente
Finalmente, creó la Comisión Nacional de Desarrollo que se reunió todas las semanas durante 12 años en el Palacio Nacional, bajo su presidencia, para examinar iniciativas ciudadanas en presencia del funcionariado; quienes opinaban sobre ellas hasta tomar decisiones. La comisión daba seguimiento debido a lo aprobado y exigía cuentas a funcionarios cuando no se implementaban oportunamente. Balaguer aprovechaba estas reuniones para comunicarse con la sociedad vía la prensa nacional.
Una Comisión Gestora recibía las solicitudes de presentación, las depuraba para garantizar que fueran preparadas con la seriedad e información exigidas en un tema de Estado, para entonces agendarlas.
Consecuencia de otras disposiciones centradas en este mecanismo, la nación despegó. El ánimo nacional se levantó al tener gobernantes y funcionarios que deliberaban y consensuaban decisiones, en lugar de escuchar pasivamente posiciones gubernamentales; entusiasmando y magnificando nuestro espíritu de cooperación.
Al cabo de poco tiempo la nación se encaminó por rutas de crecimiento y transformaciones más allá de la infraestructura física,adonde sus críticos pretenden limitar resultados de las políticas de Balaguer.
Abarcaron toda la economía y el tejido social.La economía se diversificó con industria, turismo y zonas francas. Los dominicanos dejaron de “vestir de harapos, con el vientre repleto de parásitos” gracias a reformas sociales introducidas como la agraria.
Y la dominicanidad se reunificó fortaleciéndose la democracia ininterrumpida que hemos tenido por 54 años consecutivos.
Ojalá que estas experiencias sean útiles para el próximo gobierno que deberá ser,indefectiblemente, dada la gravedad de las crisis que nos afecta, de Unidad Nacional.

Comparte en tus redes