¡Cuidemos investidura presidencial!

En precuela biográfica, Margaret George, novelista histórica estadounidense especializada en biografías épicas, encarna la reina de Egipto, descendiente de Alejandro Magno escribiendo “Memorias de Cleopatra”. En diálogo con Julio César, político-militar romano (siglo I a. C.), fundador de “dinastías” de Cesares, éste advertía a su amante aliada necesidad de cuidarse de burlas que hagan perder respeto.

Decisiones gubernamentales no han observado este cuidado; algunas comprometiendo personalmente al presidente, exponiéndolo al anunciar decisiones/acciones inapropiadas/ inoportunos a su investidura.

Anuncia/inaugura programa de competencia ministerial/municipal (reporte de hoyos en calles, inauguración de contenes). Asume roles de impedimentos de entrada adoptables por jerarquías inferiores, por demás perjudiciales al alentar liderazgos antidominicano en políticos haitianos. Denuncia problemas de aulas y pupitres, luego de intentar reducir presupuesto educativo. A contrapelo, decisiones y acciones de competencia presidencial presentan reservas.

Observamos pasividad e indiferencia ante protestas de actores de la seguridad social atentatorias contra asegurados y estabilidad socioeconómica; apelaciones tribunalicias que no supieron defender en TSA.

El presupuesto complementario ratifica expansión de gastos corrientes y contracción de inversiones para consignar apropiaciones cobertoras de déficits extinguibles. Predomina generar expectativas con pronósticos reservados: el absurdo muro fronterizo amenaza convertirse en una vieja pared. Se sigue denunciando lo no resuelto durante primera mitad de Gobierno. El pomposo programa “siembra” parece reducirse a 1000 tareas de maíz. Derrotero de casos de corrupción amenaza encantos con MP independiente.

Se toman decisiones después de escándalos. CONANI se remueve después de accidentarse recluidas y videos exhibiendo “niñas” residentes fugándose con vestimentas inapropiada para sus edades.

Colma este rosario de deslices, el viaje a CARICOM y/o vicepresidenta de EUA. Si fue a la vicepresidenta como pregonaron, lo procedente hubiera sido lo contrario: vicepresidentes visitan presidentes. En 1955, vicepresidente Nixon visitó a Trujillo. Biden, siendo vice, visitó al presidente Medina y al mexicano. Vicepresidente Pence visitó Centro y Suramérica. La vicepresidenta de EUA “visitada” visitó al presidente Mexicano. Ojalá que este desliz, aún rellenado con periplos protocolares para tratar “baja intensidad” de situación haitiana, mientras Haití arde, sea justificado con resultados concretos.

Compartir
Ir arriba