Contundencia al cambio en 2022: más realizaciones agropecuarias

Al 10 de diciembre, terminándose 2021, el Gobierno había invertido 21 millones de pesos menos por cada hora laborable en comparación con lo proyectado en el presupuesto original; pues los complementarios se están concibiendo para encubrir desatinos, compensar errores de programación y/o legalizar situaciones consumadas.

Esta contracción de inversiones en realizaciones contrasta con anuncios efectuados en numerosas visitas presidenciales contactando sectores de población en pueblos y hasta barrios-cansando al Presidente y distrayéndole tiempo dedicable a analizar, dirigir y supervisar funcionarios-así como con primeros picazos, paladas, tijerazos o brochazos que aparecen diariamente en medios de comunicación.

Requiérese proporcionarle contundencia al Cambio en 2022 mediante mayores realizaciones de lo anunciado, evidenciándolo prioritariamente en la agropecuaria. Por sus extraordinarios aportes a nuestro desarrollo y por estar constituyendo la cenicienta de nuestro crecimiento.

Produce bienes para satisfacer necesidades humanas, especialmente la más fundamental: alimentación; en momentos en que deficiencias logísticas internacionales-productivas, comercio y transporte-arriesgan la autosuficiencia alimentaria vía carencias y carestías.

Genera empleos en campos que frenan migración rural-urbana, especialmente a grandes urbes donde ocasionan aglomeraciones de alta densidad poblacional, hacinamiento y promiscuidad, proclives, ante falta de servicios adecuados, a propagación de patologías bacterianas, virales y sicológicas. La emigración rural despuebla campos afectando equilibrio demoterritorial. Provoca escasez de mano de obra agrícola habiendo tanto desempleo.

Despoblados los campos, aumenta tentación de ocupar tierras por poblaciones nómadas, depredadoras; afectando medio ambiente.

A pesar de estas bondades, a septiembre 2021, mientras PBI total crecía 12.7%, el agropecuario solo 1.6%, 8 veces más lentamente; confirmando tendencias recientes que han llevado la proporción del PBI agropecuario/total al 5%, la mitad de lo que era.

Que el próximo año nos traiga mas inversión agropecuaria, en campos; aunque sea en seguimiento a primeros picazos, palazos, tijerazos o brochazos: En canales de riego, caminos vecinales y estructuras de comercialización. En infraestructura comunitaria rural-escuelas, dispensarios, centros comunitarios, etc.-para retener población en su hábitat y eliminar migraciones obstaculizadoras de un sano ordenamiento socioeconómico y demoterritorial. Un cambio contundente que justificaría deseos de prosperidad 2022.

Emigración rural despuebla campos afectando equilibrio demoterritorial

Provoca escasez de mano de obra agrícola, habiendo tanto desempleo

Que el próximo año nos traiga mas inversión agropecuaria

Compartir
Ir arriba