CONCERTACIÓN Y COGESTIÓN SANITARIA vía CONSEJO NACIONAL DE SALUD

 

Ha transcurrido lo que pudiera llamarse la primera fase de la cuarentena, ocasión propicia 

Para efectuar evaluaciones.

 

El manejo y tratamiento epidemiológico de la Pandemia hasta ahora seguido está requiriendo del concurso de todos los dominicanos, particularmente de los protagonistas públicos y privados potencialmente actuantes en la implementación de las políticas diseñadas e implementadas para contener la propagación del virus así como en los tratamientos médicos inmediatos.

 

Las evaluaciones se harían mas objetivas, y el concurso mas fluido, si los actores públicos y privados participan conjunta y activamente en el examinen de las políticas implementadas.

 

Afortunadamente la legislación dominicana contiene el mecanismo idóneo para ello: el CONSEJO NACIONAL DE SALUD.

 

Creado mediante el art. 15 de la Ley No. 42-01, General de Salud, se define como “la expresión nacional de la cogestión de la salud pública…”, precisándose en su párrafo que “fungirá como un espacio de concertación…en la formulación de la política de salud…”.

 

La composición del Consejo prevista en el art. 17 así lo reafirma. Además de los funcionarios públicos del ramo, en dicho órgano han de participar la AMD (CMD) y la Asociación  Clínicas y Hospitales Privados; asociaciones con las que no se evidencian señales enmarcadas dentro de la cogestión y concertación.

 

Como dicho Consejo es presidido por el Ministro de Salud, nos permitimos sugerir que éste funcionario lo convoque de inmediato a fin de cumplir las disposiciones legales y ejercer las funciones que el art. 16 le atribuye: asesoramiento en formulación de políticas y estrategias y el diseño de Mecanismos de coordinación entre las instituciones que conforman el sector.

 

Obviamente en el aquí y ahora dominicanos, abordaría las estrategias y mecanismos de coordinación en el enfrentamiento de la Pandemia a fin de brindar un mejor servicio que calme los padecimientos y vicisitudes por la que está atravesando la población; debiendo incluir al menos:

 

1. Cumplimiento de disposiciones de aglomeraciones de personas y como evitar que la asistencia social diseñada por el gobierno la provoquen

2. Cumplimiento de  medidas para preservar el distanciamiento entre personas

3. Programas Masivos, acompañado de explicación de uso adecuado, de medios de protección: mascarillas, guantes, etc 

4. Planes Masivos de Fumigación en contraposición de fumigación focalizada, incluyendo las técnicas de aplicación de desinfectantes.

5. Tratamientos en  los casos de cuarentena total de territorios ordenada por las autoridades nacionales o locales y de comunidades que se lo han autoimpuesto  

6. Ampliación de Normativas e Información sobre síntomas y pruebas para disminuir presión hospitalaria 

7. Normativas de Atención de Casos Hospitalizables por parte de hospitales y clínicas privadas

La urgencia y gravedad de la situación provocada por la Pandemia reclama la maximización de los limitados recursos públicos y privados que dispone la Nación.

 

 

Comparte en tus redes