Blindaje económico a turbulencias políticas: RD-EEUU

No han sido pocas las turbulencias observadas entre gobiernos de EEUU y dominicana alrededor de la posibilidad de repostulación del presidente Medina, coronadas con la llamada del Secretario de Estado y la presencia en el país de un asesor del presidente Trump.

Más allá de pseudo-nacionalismos limitados en un mundo indefectiblemente globalizado económicamente, las instancias responsables de la nación deben blindar nuestra economía ante estas turbulencias.

EEUU constituye principal destino de nuestras exportaciones, (42%) equivalente a US$6,000 millones,activadas por el régimen de zonas francas productoras para el mercado norteamericano amparadas en incentivos instituidos por EEUU en beneficio de nuestro territorio ratificados en el DR-CAFTA.

El BCRD acaba de informar que los ingresos por turismo durante 2018 ascendieron a US$7,800 millones, correspondiendo 40% al norteamericano, estimándose ingresos de U$3,1000 millones de ese turismo; sin ponderar que es el de mayor gasto per cápita de todos ni los excursionistas de cruceros.

El 80% de US$6,100 millones que nos ingresan por remesas proceden de dominicanos que trabajan en EEUU:US$4,900 millones.

Habría que agregar ingresos de otras actividades: puertos modales, transbordo, comunicaciones, etc.

La Inversión Directa norteamericana durante últimos 10 años se aproxima a US$5,000 millones más otro tanto de México y Canadá asociados con EEUU mediante tratados formales. Promedian US$1000 millones/año.

En total, nos ingresan US$15,000 millones/anuales ligados a actividades económicas provenientes de EEUU: Cerca de la quinta parte del PBI.

Más del 20% de dominicanos están radicados en EEUU, la mitad en New York con lo que pasa a ser la segunda ciudad dominicana. Entre nosotros residen unos 30,000 inmigrantes norteamericanos, estimándose en más de 125,000 los radicados en nuestro territorio alentado por la doble nacionalidad.

El gobierno del presidente Medina ha equilibrado finanzas públicas con bonos soberanos adquiridos porbancos y fondos norteamericanos, adeudando unos US$14,000 millones que a RD$51/US$ equivale al total de ingresos corrientes del presente año (RD$714,000millones).

Imagínese el lector qué sucedería de continuar las turbulencias políticas entre EEUU-RD. Que lleguen al clímax de detonar reacciones compatibles con el estilo imperante en gobernantes norteamericanos.

Imagínese que se exija renegociar DR.CAFTA para perjudicar nuestras exportaciones, se acrecienten advertencias a turistas norteamericanos potencialmente visitantes, se impongan trabas al flujo de remesas, se adopten previsiones migratorias a connacionales residentes en EEUU, inviten a norteamericanos residentes a abandonar la nación, detengan la Inversión Directa e influyan en FMI para que en sus dictámenes desalienten el seguir financiando al país e incorporen exigencias de cobro de bonos soberanos llegando a sacrificar programas gubernamentales al destinar lo recaudado para pagarlos. Debemos blindarnos ante estas turbulencias.

Más aún si aumentan las exigencias de combatir impunemente corrupción y tráfico de ilegalidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *