Balance 2015: 15 señales nocivas

15

Los finales de año son propicios para efectuar balances, políticos incluidos, especialmente cuando finalizan períodos de gobierno.

En el presente caso dominicano se observan las siguientes señales nocivas, unas repercutiendo en otras, que amenazan nuestra economía, su estabilidad y crecimiento; demostrándose que no se ha “corregido lo que está mal” y que tampoco se ha hecho “lo que nunca se ha hecho”.

1 . Se ha continuado con la fiscalidad deficitaria: Los gastos corrientes siguen consumiendo la totalidad de recaudaciones, considerando las cuentas por pagar. A septiembre 2015 los gastos corrientes del gobierno pagados, excluyendo los por pagar, alcanzaban RD$ 315 mil millones, consumiendo el 95% de las recaudaciones que ascendieron a RDS333 MM. En consecuencia, el año que termina consolida la fiscalidad deficitaria que ha caracterizado la gestión pública durante los últimos períodos gubernamentales.

2. Continuación de dependencia del endeudamiento para amortizar deudas y financiar gastos de capital. A septiembre 2015 hubo que pagar RD$65 MM por la amortización de la deuda que el gobierno no disponía por lo que tuvo que incurrir en nuevos endeudamientos para amortizar la deuda vieja asi como para invertir el mínimo peso en gastos de capital. A noviembre 2015 la deuda publica sumaba US$23,801 millones, representando un incremento de US$4,605 millones desde que el Presidente Medina asumió el gobierno, equivaliendo a un incremento del 24%. Esto significa que cada día laborable del presente gobierno se ha endeudado en US$5.5 millones. Con razón el personal técnico del FMI advirtió que le deuda consolidada ya se aproxima al 54% del PBI y aconsejó “revertir la trayectoria ascendente de la deuda”

3. Succión de recursos de la economía. Hace un mes el Congreso aprobó endeudamiento interno por RD$114 MM, dinero privado que debió quedarse en la economía en lugar de financiar déficits gubernamentales. A noviembre el gobierno debía internamente RD$370MM, mas que los RD$356MM que constituía la cartera de préstamo privados precisados para producción, excluyendo la partida de “otros” que ascendían a septiembre a RD$43 MM.

4. Estimulación oficial de alzas en las tasas de interés. En la última subasta (septiembre) para captar éstos recurso el gobierno pagó 10.66% de intereses. Esta tasa sirve de referencia a los préstamos que otorgue ordinariamente el sistema financiero que tenderá a ser por encima de ese valor habida cuenta que los préstamos al gobierno tienen la garantía ilimitada del Estado y muchos están exentos de impuestos. El gobierno pasa a ser competidor del sistema financiero puesto que si éste tuviera que captar recursos tendría que ofrecer tasas mas atractivas, encareciendo los costos financieros de la economía dominicana.

5. Desaliento de inversiones privadas hacia sectores de producción de bienes. Ante esta tasa tan atractiva, los tenedores de recursos prefieren invertir en financiar los déficits del Estado en lugar de dedicarlo a otros conceptos mas vinculados a la economía. Ejemplo de ello es que la última subasta citada de septiembre fue convocada por RD$ 1,000 millones, recibiéndose ofertas por sumas mas del triple: RD$3,300 millones. La garantía “ilimitada” del Estado, las exenciones fiscales.

6. Déficit balanza comercial. De enero a junio 2015, la balanza comercial arrojó un déficit de US$3,389 con muy poca diferencia de a los US$3,532 que correspondieron de enero a junio del 2014 cuando el petróleo era tres veces mas caro. Ello se debe al desaliento de la producción hace aumentar importaciones para satisfacer necesidades y disminuir exportaciones.

7. Congelamiento de puestos de trabajo. El desempleo no ha mejorado. A abril/2015, la tasa de desocupación abierta y ampliada, 6 y 14%, respectivamente; eran superior a las del 2000: 5.8 y 13.9. Ello, como consecuencia del desaliento a la producción.

8. Insatisfacción de necesidades sociales. El desempleo impide que personas ganen para el sustento de sí y sus familiares. Ello se agrava por el fracaso de las políticas gubernamentales reflejada en precios. Desde que el gobierno tomó posesión a la fecha, la mayor inflación se observó en renglones sensibles evidenciado por valores superiores al promedio general de 9: educación (21%), alimentación (19% y salud (12%). Esto a pesar de constituir estos renglones programas estrellas del gobierno que habla del 4%/PIB y revolución educativa, transformación del campo y rehabilitación hospitalaria.

9. Falta de concertación mediante pactos prometidos durante la campaña: Abortó el fiscal en 2015, se cercenó el educativo en construcciones y el eléctrico es un pandemónium que duerme el sueño eterno.

10.- El servicio eléctrico sigue siendo malo y caro, a pesar de disminuir los precios petroleros. La “solución definitiva” constituida por las plantas a carbón pregonada luce quimérica por sobre-costos y falta de financiamiento e imprudente por daños ambientales. A pesar de bajar costos de generación por disminución de petróleo, utilización de otros combustibles e introducción de energías no convencionales; los precios se mantienen por preservar el sistema de fijación de precios de compraventa de energía entre generadores y distribuidoras, generándose ganancias excesivas financiadas con subsidios fiscales.

11. Estatización de la economía: A junio/2015 el consumo público crecía 2.25 veces mas rápido que el privado. Ponderando dependencia estatal de empleados, pensionados, subsidiados o vinculados mediante contratos de obras y servicios; prácticamente todas nuestras familias dominicanas están tocadas por las manos del gobierno.

12. Negligencia, improvisación y privilegios en sistemas viales y de transporte. Las soluciones viales están centradas en Megaproyectos desintegrados de las redes o absurdos como el funicular; en ridículos separadores de tráfico que aumentan circulación en nuestras principales vías. El transporte colectivo, en unidades inapropiadas al tamaño de nuestros establecimientos. En el transporte de carga, la competencia brilla por su ausencia. El comercio de combustible ha pasado a ser negocio fiscal para un Estado tolerante del trasiego de combustible subsidiado.

13. Incapacidad de nuestro sistema político-institucional para hacer valer disposiciones constitucionales relacionadas con el adecuado ejercicio de la función pública: Ej: responsabilidad civil de funcionarios que causen perjuicios a personas. Las leyes modernizantes de la administración pública no se cumplen. Las altas cortes carecen de la credibilidad necesaria. El sistema de partidos se ha descompuesto, acicateado por la reelección automática de funcionarios. La posibilidad de un salto al vacío no es descartable ante el complicado proceso electoral que estamos por vivir.

14. Colapso de nuestros sistema de justicia estimulando la impunidad y la corrupción por falta de sanciones. La corrupción puede tener enormes consecuencias financieras internacionales para este gobierno que depende de recursos externos. La advertencia del embajador USA y el reciente respaldo dado por el Departamento de Estado, de una nación influyente en el FMI, BID, BM, etc; puede terminar en el freno del flujo de recursos externos. Tal vez por ello la misión que nos visitara recientemente del FMI aconsejó “una reducción de la dependencia de los préstamos en moneda extranjera, lo cual requiere un mayor desarrollo del mercado nacional…”

15. Todo lo anterior incide en el estado de delincuencia e inseguridad ciudadana que vivimos magnificado por el tráfico de i1egalidades – drogas, armas. personas y dinero – frente a un Estado evidentemente infiltrado en sus estamentos policiales, procuradores y judiciales, que lo hace incapaz de enfrentar dichas ilegalidades.

Comparte en tus redes