Asombrado por visitas sorpresivas, mosquiteros y retorcimientos

Si bien asombran varios acontecimientos observados esta semana, más asombra el retorcido desempeño de autoridades ante ellos; evaluados desde la responsabilidad que tienen los gobiernos de procurar Bien Común e interés general en lugar del bienestar e interés de particulares; y de garantizar comportamientos y funcionamientos satisfactorios y civilizados de la sociedad.

Asombra la visita sorpresa francesa tras sus pilotos. Pero más asombra que ninguna autoridad haya dado explicación de cómo sucedió mientras los autores lo describen pública, descarada y detalladamente. Y mientras el gobierno francés contundente y prestamente rechaza extraditarlos, nuestro canciller admite “no estar seguro” de protocolos vigentes.Asombra el dengue. Pero más asombra pasividades de

autoridades ante cifras que ellas mismas producen evidenciando incrementos semanales del 33% en 2015 con relación 2014. Ahora, ante el centenar de fallecidos, orquestan una jornada espectacularmente mediática para suplir negligencias en implementar la política sanitaria preventiva que manda la ley, poniendo mosquiteros después que los mosquitos picaron: Fumigan encima de ciudadanos, convocan acudir a hospitales congestionados cuyos infectados son tratados con protocolos obsoletos, entregan folletos a “personalidades”, etc. Asombran ayuntamientos implementando operativos para eliminar criaderos de mosquitos que existen por no recoger ni disponer basura cotidiana ni adecuadamente.

Asombran, además, otros retorcimientos gubernamentales.

Ante escándalos de corrupción asociadas a construcciones y alimentación escolar, de denunciada competencia desleal en combustibles, de calificaciones de “Estado podrido” y de mercado de corrupción emanadas de la AMCHAMRD; las autoridades siguen alardeando transparencia y/o desviando atención emprendiendo acciones divorciadas de sus responsabilidades: reforestar.

Ante taponamientos viales, asombra que autoridades no den explicaciones convincentes de sus causas, premisa indispensable para descongestionarlo: ¿semáforos sin funcionamiento o asincronizados, falta de pagos a empresa de mantenimiento, rutas privilegiadas a funcionarios?

Sin haber resuelto el asesinato de diplomática Taiwanesa hace 3 años, autoridades piden dinero a esa misión exponiéndose al reproche de condicionarlo a garantizar el derecho a la vida del personal mientras nuestro canciller se presenta como prohijador de derechos humanos ante organismos de Naciones Unidas.

Asombra que autoridades sigan regodeándose con visitas sorpresas cuando las cifras del Bancentral demuestran su nulo impacto macroeconómico aún cuando beneficien personas y comunidades particulares.

Asombra que el Presupuesto/2016 postule todo lo recaudado a consumirse en gastos corrientes, haciendo imprescindible engancharse -deuda nueva para pagar deuda vieja- y pedir prestado hasta para construir letrinas. Asombra que negociándose recientemente unos US$1000 millones de atraso en factura eléctrica, ya se deban nuevamente otros 200MUSD.

Pero el mayor retorcimiento consiste en tener en agenda imponer nuevos tributos a una población y economía tan sobrecargada que ya no genera recaudaciones proporcionales a incrementos impositivos; acrecentando déficits y endeudamientos.

Comparte en tus redes