Ahorro para encarar la crisis y prepararnos para mayores contingencias

Encarar la crisis económica postpandemica agravada por la invasión rusa a Ucrania requiere enfocar el presente y la contingencia de prolongación que avizoramos.

Para ello se necesita aumentar la capacidad de maniobra del gobierno mediante la inculcación de una cultura de ahorro: De exhortación al ahorro privado avalándola y precediéndola, imprescindiblemente, por una conducta de ahorro público.

De no prepararnos adecuadamente quedaríamos expuestos a constreñimientos y privaciones inimaginables.

La capacidad de maniobra del gobierno ha venido disminuyendo durante los últimos años originada por excesivos gastos corrientes por encima de las recaudaciones.

Esto ha obligado al gobierno a recurrir a endeudamientos que han ido reduciendo la capacidad de endeudamiento y dependencia, condicionando políticas y programas en función de los proveedores de recursos.

En lo que va del año se sigue el mismo camino potencialmente agravado con los excesivos subsidios que se siguen prometiendo.

Al 4 de marzo, durante 62 dias del año, el gasto corriente diario viene incrementándose un 2.5% por encima del nivel presupuestado, de por si alto.

Los gastos superaban en RD$8 mil millones las recaudaciones. Sumadas las amortizaciones de la deuda, el faltante presupuestario se elevaría a RD$30 mil millones durante esos 62 dias.

Al gobierno le estaría faltando, en consecuencia, y al ponderar los nuevos subsidios anunciados, unos RD$500 millones diarios para no tener que endeudarse mas de lo que está y/o está programado en el presupuesto.

De esta manera se eliminan las tentaciones de recurrir a emisiones monetarias conducentes a devaluaciones que acrecentarían la inflación.

Sugerencias

Para ello y para no frenar el nivel de inversión publica, nuevamente lento a inicios del año presupuestario con vocación de desbordarse a los finales, el gobierno tendría que:

1. Reducir los gastos corrientes en un 20% porcentaje obtenido al dividir el faltante presupuestal hasta ahora observado entre la totalidad del gasto corriente incurrido; con lo que estaría emitiendo una señal contundente de conducta de ahorro público.

Este ahorro público revestiría al gobierno de autoridad moral para solicitar de la ciudadanía someterse a comportamientos conducentes al ahorro privado principalmente en el consumo de combustibles y energía.

Para implantar estos esfuerzos de ahorro privado resulta imprescindible una actuación contundente del gobierno para:

2. Adoptar disposiciones racionalmente pensadas y enérgicamente implementadas sobre el tráfico. para evitar taponamientos despilfarradores de combustibles

3. Adoptar disposiciones que tiendan a disminuir la necesidad de circulación: mantener teletrabajos, reducción de semana laboral, reglamentar salidas del transporte privado a las calles, flexibilizar horarios y días de trabajo en empresas y escuelas.

4. Programar suministro de energía sometiendo los apagones a horarios predeterminados

Paralelamente se necesitarán efectuar ajustes fiscales para eliminar la incidencia de impuestos que acentúen el proceso inflacionario, particularmente:

5. Congelando impuestos a los combustibles y márgenes de ganancia a distribuidores y transportistas al nivel de los valores absolutos establecidos en la ultima resolución.

6. Diseñando mecanismos de captación tributaria de una proporción de las ganancias súbitas y excesivas provocadas por la situación económica predominante, como el incremento de precios de minerales, oro y níquel.

Al mismo tiempo se impone mejorar la Calidad del Gasto, especialmente de Capital, nuevamente disminuido en los primeros meses del año para no tener que acelerarlo peligrosamente a los finales, mediante:

7. Reorientación progresiva de subsidios al consumo dirigiéndolo hacia la producción, estimulando emprendimientos individuales, talleres autogestionables, financiando incremento de tasa de interés a productores, etc

8. Aumentar inversiones en caminos vecinales, canales de riego, infraestructura de comercialización y desarrollo rural

9. Emprender siembras directas de cultivos de ciclo corto y consumo masivos para paliar inflación

10. Restablecer compras de productos a productores a precios rentables para venderlos a precios justos

Compartir
Ir arriba