La suerte está echada para la cita del 15/mayo

Al igual que Julio César desafió al poder Romano medio siglo antes de Cristo arengando sus tropas desde la Galia a cruzar el Rubicón con la hoy locución latina “alea jacta est”, los dominicanos estamos compelidos a desafiar el poder mediante el ejercicio del sufragio para ofrecer una alternativa al sociopopulismo mediático imperante.
Contamos con recursos emanados de encuestas indicando insatisfacción ciudadana con la democracia que tenemos y magros resultados socioeconómicos del presente Gobierno. Con prácticamente la mitad de electores que no han pensado seriamente cómo votar, consecuencia del desinterés político-partidario inexplicablemente acrecentándose a medida que se aproxima la cita.
Y con un Gobierno que ya perdió la valoración ciudadana por las artimañas de que ha tenido que valerse para pretender ganar.
Estos recursos, negativos para nuestra democracia, constituyen cantera de votos opositores si esta logra convencer la ciudadanía mediante propuestas serias y factibles que la diferencien del Gobierno.
Hechos y comportamientos gubernamentales recientes avalan esta posibilidad: CONEP propugna frenar déficits y endeudamientos. Empresarios lamentan iliquidez de RD$ y US$. Ganaderos, falta de agua para abrevar reses. Comerciantes y transportistas, temores de atracos. Supermercados escenarios de improperios, de ser asaltados.
Seis niñas fugadas de CONANI reaparecen cerca de un motel próximo ante autoridades que rehúyen dar explicaciones. Venezolanos y franceses se burlan de nuestro sistema penal.
Problemas fronterizos-migratorios solo sirven para posar y allantar ante cámaras y medios. Constanza se degrada. Vertederos de basura humean afectando respiración ante un sistema de salud colapsado.
Todo manifestando falta de autoridad, orden, disciplina y seguridad: recursos para la oposición.
Constituyendo el sociopopulismo mediático el principal recurso del Gobierno, la reciente experiencia internacional muestra su insostenibilidad y generación de incertidumbres cuando se agotan recursos extraordinarios como los provenientes de petróleo caro, que no es la situación presente. Brasil, ligado al presente Gobierno, donde recursos petroleros asociados a corrupción y tráfico de ilegalidades, constituye un ejemplo de ello; como lo fue Argentina encontrándose Venezuela en trayecto.
La oposición tiene argumentos de sobra para vencer un gobierno estigmatizado por estas características si se lo propone firme y seriamente. Preocupándose más por equidad y pulcritud del proceso electoral hasta ahora confiados ingenuamente a una JCE cuya prueba emprendida ha dejado dudas que requieren ser contundente y urgentemente esclarecidas.
Haciéndole ver al país que unas elecciones cuestionadas constituyen una peligrosa piedra en el zapato para nuestra gobernabilidad.
Pero tiene que hacerlo notoria y tenazmente. Demostrando que tiene capacidad para gobernar como de movilizar calles y pueblos. Y bien: Que conoce nuestros problemas, porta soluciones tan factibles como adecuadas y cuenta con los equipos humanos para implementarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *