Jonrón de Bradley jr y Tercera vía reformista

Jackie Bradley Jr, tercer juego Boston contra Houston, disparó cuadrangular con bases llenas, aplastando a los Astros, resultando determinante para que Medias Rojas calificaran a Serie Mundial. Pero este cuadrangular fue posible gracias a que previamente, Mitch Moreland, con dos outs, reclamara haber sido golpeado por lanzamiento rozando su cordón de zapatos.

Moraleja: las grandes hazañas son posibles después de salir airosos ante pequeños roces.

El PRSC ha tomado excelente y responsable decisión de promover una tercera vía ante el certamen electoral que se avecina proponiéndose, implícitamente, la gran hazaña de ser determinante en 2020. Su éxito dependerá de implementar grandes estrategias pero evitando roces, por pequeños que sean, que pudieran alejar voluntades potencialmente anuentes a este propósito.

Así, el PRSC evidenciaría que tiene “ganas y garras de gobernar “y proporcionaría credibilidad a su estrategia, haciendo un enorme servicio a la nación habida cuenta que el reformismo puede estructurar una propuesta electoral capaz de encarar nuestros desafíos presentes; potencialmente acentuados por advertencias que se formulan relacionadas con explosiones de burbujas financieras que nos expondrían a serios y dolorosos ajustes de no aplicar fórmulas consustanciales a la praxis reformista.

En nuestro espectro partidista solo el reformismo postula, testimoniado con ejecutorias, el tipo de acciones que se necesita para enfrentar y encarar, sin costos sociales atentadores contra la paz y orden nacionales, desafíos y amenazas que se otean en horizontes nacionales e internacionales

Solo el reformismo enarbola banderas de disciplina fiscal, austeridad, estímulos fiscales a actividades productivas, calidad del gasto, preocupación por qué la economía, no el Estado, genere fuentes de trabajo; prudencia al endeudarse, asistencia social sin discriminación partidaria, preservación de identidad nacional y del medio ambiente.

Solo el reformismo ha podido implementar ajustes con prudencia y moderación, apertura y sensibilidad, diálogo y concertacion; para que no resulten dolorosos a la población ni provocadores de estallidos sociales tipo pobladas.

Solo el reformismo ha sabido practicar aquellas admoniciones de “Democracia es más oír que hablar” y “ceder a las presiones” cuando han permitido aflorar legitimidades.

Los gobiernos reformistas restablecieron orden de la anarquía, autoridad y respeto a la investidura presidencial ante injerencia y amenazas externas, disciplina ante anarquía, unidad ante divisiones.

Reaplicar estas experiencias en las similares circunstancias presentes; requiere estructuración de discursos, presencia comunicacional para llegar a la ciudadanía no organizada en ONG, abrir el partido a todos los niveles, poner a funcionar su estructura orgánica para canalizar inquietudes y preocupaciones cotidianas ciudadanos, etc.

Grandes tareas estratégicas que no deben ser obstaculizadas por pequeños roces para, como Jackie Bradley Jr, poder conectar el cuadrangular con bases llenas de resultar determinante en las elecciones 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *