En el espejo de Brasil

Bloomberg Latam acaba de publicar “La década perdida de Brasil” recogida en la página 6E de este periódico. Dado que Brasil ha sido modelo para gobiernos del PLD, especialmente para el actual-en política, socio-economía y laxitud en manejo de recursos financiados y financiadores de corrupción-debemos vernos en ese espejo.
Recordemos vínculos y referencias entre sus gobiernos. En la primera transición del Presidente Medina, 2012, visitó a su par brasileña ¿para nutrirse de sus experiencias o para agradecer apoyos a su campaña?. Recordemos visita del Presidente Lula, las similitudes entre propósitos y programas con los cariocas: los millones de personas que “salieron de la pobreza” primero allá y después aquí. Recordemos el mismo sistema de cruzar subsidios identificados con tarjetas financiados con impuestos que pagamos, con las cédulas de identidad que votamos. Recordemos que contamos con los mismos asesores estratégicos y publicitarios. Recordemos que ODEBRECHT montó su departamento de operaciones internacionales en nuestra nación para canalizar recursos provenientes de, y destinado a, corrupción; generados y vía obras sobrevaloradas.
Por eso debe poner los pelos de punta las expresiones de Bloomberg sobre Brasil: “aumento de mendicidad en las calles…. deterioro de la infraestructura…. cancelación de almuerzos escolares… reducción gasto gubernamental en educación, salud, investigación y vigilancia policial… derivado en un incremento de delincuencia…. desprecio por la élite política después de tres años de escándalos…”.
Recordemos que la economía brasileña en el pasado fue preferida en Wall Street, pasó de crecer un 7,5% a contraerse en igual porcentaje en dos años. Que Brasil formó parte del G20, grupo de 20 naciones más poderosas del mundo que inyectó 20,000 millones de US para enfrentar crisis hipotecaria del 2008. Que encabezó con su B el grupo de países de las cinco economías más emergentes, BRICS, integrado por Rusia, India, China y Sudáfrica. Por todo ello el Presidente Lula recibió elogios.
Pero de repente todo se derrumbó. Gracias a pares de los presidentes del PLD y a sus asesores comunes, el desempleo ha aumentado a niveles récord, el PIB per cápita cayó a los niveles de 2009 y el déficit fiscal ronda el 10 por ciento del PIB. Hoy se recuerda que “el estómago vacío…. afecta aptitud académica y perjudica el desempeño laboral”.
Nuestro gobierno también está recibiendo “elogios” de algunas agencias que quieren seguir prestándole, ha “sacado” millones de la pobreza y “creado” miles de empleos, “lidera” crecimiento de la región, postula “revolución” educativa entre otras “revoluciones”.
Al igual que Brasil, se cimienta en burocracias, subsidios, elevado y dispendioso gasto público que lleva al endeudamiento y corrupción de élites políticas; haciendo efímeros y deleznables tantos “logros” y elogios.
Ojalá sepamos vernos en este espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *