“Danilo… con lo bueno que esto está” ¿Con cucarachas?

Un jingle de campaña del Presidente Medina insinúa que “con lo bueno que esto está” Danilo merece cuatro años más. Se necesita estar muy lejos de nuestra realidad, o un descaro extraordinario, para recurrir a este argumento pro-releccionista habida cuenta los padecimientos que sufrimos y la indefensión que sobrellevamos.
No recordamos rebotes de pacientes en hospitales y emergencias como los observados últimamente, ni tantas carencias y hacinamientos de camas, de medicamentos y utensilios médicos. Todo a pesar de una seguridad social vendida como panacea financiara de salud universal que ha erigido una SENASA limitada a desplazar, con tarjetas, lo que el ministerio atendía sin tarjetas. Tampoco recordamos que el Ministerio de Salud se auto-incriminara públicamente por insuficiencias de acueductos indispensables para una adecuada política sanitaria que debió imponer contemplando eliminación de desperdicios, control de alimentos, etc.
Tampoco una administración escolar tan despreocupada que vino a percatarse a la semana del asesinato de una niña en Romana por parte de compañeros; no obstante disponer de cuantiosos recursos proporcionados por el 4%/PBI.
Mientras se sigue impartiendo docencia bajo lona, denunciado por ADP controlada por peledeístas, el gobierno anuncia la República Digital; edición electorera del gobierno electrónico implantado por Leonel.
Tampoco recordamos tantos taponamientos de tráfico reductores del tiempo productivo de las personas y provocadores de hastío a pesar cuantiosas inversiones en túneles y elevados efectuados por constructores y financiadores brasileños hoy investigados; ni energía tan cara como mala, a pesar de reducirse precios de combustibles y disponer mayor generación de energía eólica y solar causado, entre otras razones por una administración deficiente que solo cobra 57% de energía producida.
Ni la indefensión de consumidores por un gobierno que predica competencia propia de regímenes de mercado que viola fijando precios en renglones claves como combustibles y energía sin bajarlos cuando baja el petróleo y subiéndolo cuando sube; o cuando el organismo encargado de cumplir la ley que protege consumidores se limita a advertir, sin actuar, ante propaganda engañosa mientras bancos, telefónicas y aseguradoras burlan disposiciones.
Esto no solo no está nada bueno sino muy confuso políticamente por transfuguismos fomentados por el gobierno mediante pactos, acuerdos y compras de dirigentes; tanto que el senador pro-gobiernista por Sánchez Ramírez recurrió a la señal del dedo que simboliza la oposición (ver pág. 4 periódico HOY 6/4/16).
Todo entre negligencias ambientales: desde desertificación en nuestras montañas hasta laxitud ante traída de 6 parejas de cucarachas gigantes por un ruso para una “competencia”. Las cucarachas están incautadas; del ruso no hemos vuelto a saber.
Ante este panorama, ¿cómo se argumenta “lo bueno que esto está”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *