Caonabo Javier: “Abril 65 ¿Por qué se ha ido tan lejos?”

El pasado viernes 9 cumpliéronse 20 años del fallecimiento de Caonabo, un brazo político sustentador de la gesta de Abril/65, por suscribir, en representación del Partido Revolucionario Socialcristiano, con Bosch, el Pacto de Río Piedras el 30/enero/65. Observando situaciones actuales y confrontaciones entre quienes pretenden prevalerse y subrogar protagonismos de este acontecimiento en medio de celebraciones de su 50 aniversario, nuestra memoria retrotrae la interrogante tituladora de esta colaboración recurrida por Caonabo durante sus discursos ante órganos socialcristianos con posterioridad a dicha gesta.

Los suscribientes de aquel pacto se comprometieron a “actuar unidos en un frente común para procurar el restablecimiento del orden constitucional”, y “ofrecer una solución democrática a los males que padece el pueblo dominicano”. Sus considerandos consignan el “propósito… (de)…. luchar… (por)… un régimen de derecho, que asegure… la justicia social inherente al régimen democrático”.

La suscripción del pacto por Caonabo no fue casual. Narra, en el libro editado por Arlette Fernández sobre el Coronel Fernández Domínguez, a quien consideraba como “padre del movimiento insurreccional”, que viajó expresamente a Madrid en julio/64 para contactarlo en su virtual “exilio diplomático” cumpliendo “una expresa encomienda… del PRSC… en la creación de un amplio movimiento conspirador…” (pág. 151). Treinta días después el Coronel Fernández, de tránsito por 72 horas en el país al ser trasladado a Chile, aprovechó esa coyuntura para convocar una reunión político-militar donde quedó integrada, Caonabo incluido, la conducción del levantamiento contra la “corrupción… dejadez… descontrol… desidia… ilegitimidad” predominantes. (págs. 167-168).

Hoy, 50 años después de aquellos acontecimientos, a 20 de la partida de Caonabo, estas aspiraciones todavía resultan distantes.

Los males de nuestro pueblo pueden resumirse al ocupar el peor lugar mundial para morir, según Índice de The Economist, y la frecuencia de suicidios en nuestra población. El régimen de derecho está empañado por el irrespeto entre poderes, supeditándose el Legislativo al Ejecutivo y descargando éste culpabilidades en el judicial. Latinobarómetro nos ubica dentro de naciones de peor distribución de riqueza: injusticia social. “El potro de la corrupción se ha desbocado” expresión del reverendo Bruno Brito, frustrando expectativas originadas en mayores recursos para inversión social (4% educación vs. mafia en OISOE). La dejadez lleva a más de RD$20 cada plátano. El descontrol a funcionarios inscribirse en mafias en organismos internacionales (ONU). La ilegitimidad domina acuerdos y pactos continuistas, impropio de alternabilidad democrática.

Todo en medio de festines y reclamaciones sobre protagonismos del medio siglo de la gesta abril/65.
En duermevela ante el vigésimo aniversario de la partida de Caonabo, entristece que tengamos que reeditar su interrogante: ¿Por qué ideales y sacrificios de Abril/65 se han ido tan lejos?
Y por qué te perdimos tan a destiempo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *