Balaguer: exhortación del 1968 hoy simbolizada en el jalao

El 14 de mayo de 1968 el país celebraba elecciones municipales. Gobernaba Balaguer con oposición del PRD liderado por Juan Bosch quien comenzaba a abjurar de la democracia en aras de la dictadura con apoyo popular por lo cual propició la abstención concurriendo únicamente al Partido Revolucionario Social Cristiano como opositor. En una alocución dirigida al país, Balaguer exhortó vehementemente a concurrir a las urnas pare ejercer el sagrado derecho del voto, con tal intensidad que convocó a votar en contra de su propio partido.
Este ejemplar gesto de civismo del mentor del reformismo como doctrina política, años más tarde enriquecido al asimilar la ideología socialcristiana plasmada posteriormente en la fusión del Partido Reformista con el Social Cristiano, resulta oportuno recordarlo para resaltar la importancia de concurrir al ejercicio del sufragio en las elecciones generales a celebrarse precisamente hoy.

De ellas emanarán próximas autoridades gubernamentales, congresionales o municipales, que habrán de encarar urgencias nacionales que afectan nuestras vidas.

Estamos convocados a decidir nuestra suerte ejerciendo el sagrado derecho delsufragio en la intimidad de nuestra conciencia protegido por las urnas y teniendo únicamente a Dios como testigo y centinela de deberes ciudadanos.

Hoy prevalecerá únicamente nuestra íntima convicción, sin presiones externas, para decidir quiénes van a conducir nuestros destinos, y quiénes no, pero que deberán servir de contrapeso para que beneficiados del favor popular no se excedan en el uso de atribuciones conferidas.

Hoy debemos votar para avanzar, no para retroceder, en la perfectibilidad de la democracia; hacia la consecución de una mayor eficacia y eficiencia, social y económica. Y porque sea más realidad el Estado de derecho.

Hoy debemos votar para tener autoridad moral de protestar y quejarnos durante los próximos cuatro años cuando los gobernantes no procuren esa eficacia y eficiencia ni se ciñan al cumplimiento de valores éticos y normas administrativas que se requieren para ello.

Hoy debemos votar para reclamar que esa eficacia y eficiencia conduzca a un Estado preservador y procurador de nuestros valores esenciales como nación, inculcados y legados por los fundadores de la Patria: libertad, soberanía, seguridad, etc . Y por una satisfacción mayor de nuestras necesidades fundamentales: alimentación, educación, salud, vestido, vivienda, transporte, recreación y culturas, etc.

Hoy debemos votar para darnos un ordenamiento económico más conducente a satisfacer estas necesidades procurando una economía con mayores y mejores oportunidades. Y para corregir distorsiones que han creado políticas gubernamentales erróneas.

Distorsiones que pueden ilustrarse con los impuestos que tiene que pagar el jalao, ese delicioso postre criollo elaborado con productos netamente nacionales, coco y melaza de caña, mientras productos importados competitivos están exonerados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *